PADIUX!

“Padiux beneé Wall laxh, padiux beneé zito, si xhen’ lee n’aa, ya’pareé xhup xhuon díxha, la ‘cabgura yexh, vzalghaá da llakh gabzuaá xhnaá”

“Que tal paisanos y gente de fuera, aunque yo no soy de ahí quiero platicarles de cosas que sucedieron ahí, donde mi mamá nació.”

Imagen 1

Me dirijo a usted con ligereza en mis labios para saludarle, no se en que momento del día usted esté leyendo esto pero me gustaría saludarle con la calidez que nos distingue a los oaxaqueños y en especial a los que somos descendientes de “la gente que viene de las nubes”, los BENEE XHRON.

Estos últimos adjetivos son propios del zapoteco de la sierra norte, en especial de la comunidad de Zoogocho, donde la gente se distingue por sus fiestas en las que los convidados y son atendidos a cuerpo de rey sin necesitar invitación, son de esta tierra donde las penas se olvidan al ritmo de la chirimía y el tambor a la vez que son acompañados por la banda de viento del pueblo que con sus clarinetes, platillos, tamboras y trompetas así como por el sonido de los cohetones quienes van abriendo paso y anunciado el camino que está siguiendo el peregrinar de la fiesta asimismo hace notar al público que la fiesta ha comenzado y que son todos invitados a ser partícipes de la celebración y alegría que les invade y de este modo en el que oral o musicalmente se saluda a la comunidad para acercarlos a la celebración.

Padiux, es una manera de saludar a una persona sin importar que parte del día sea, es una forma que quizá hoy día se ha olvidado en las ciudades o zonas conurbadas donde lo que tenemos como prioridad es llegar a nuestros centros de trabajo.

Imagen 2

Tenía más de cinco años que no iba a aquella tierra donde el olor a pino, copal y leña es la fragancia más hermosa que nos haya podido dar la madre naturaleza, tenía tanto tiempo que no caminaba entre aquellas veredas verdes y suntuosas donde quizá si ponemos atención podemos ver que ahí pisaron los primeros hombres de la antigua américa; me sentía en deuda cuando volví a pisar esa tierra tan hermosa de los “Benee xhron” donde la cercanía con las nubes que bajan cada noche en forma de neblina nos recuerdan el contacto aun existente con la madre naturaleza. Si, al caminar es muy normal escuchar solamente el ruido de las aves o de aquel riachuelo que se encuentra cerca, los pocos camiones que de vez en cuando pasan por la comunidad, a las señoras que a media plaza del pueblo o a medio atrio se han encontrado y disfrutan de una buena charla en esa lengua tan deliciosa que es el zapoteco. Tenía mucho tiempo que no regresaba a aquel lugar donde las penas son un mal inexistente para los oriundos de Zoogocho que saben lo que es disfrutar las delicias y manjares transmitidos de generación en generación desde tiempos que rebasan a los de la conquista.

Imagen 4

Desde hace muchos años, antes de la guerra de revolución que hubo en el país, la comunidad se caracterizó por albergar el tianguis y de los mas grandes que habían en la región, era impresionante ver como llegaban mulas cargadas con flores o con canastos de pan, otras tantas cargadas de pescado seco o mariscos, camarones, había también mulas que venían cargadas de tanta carne que abastecía a todos los compradores que ahí recurrían y aunque la población de Zoogocho y sus alrededores hoy día no es tan grande como hace algunos años aún se mantiene el glorioso tianguis que desde generaciones ha sido no solo un lugar de comercio sino de relaciones sociales, lugar en el que han surgido grandes amores y se han roto algunas otras, se ha fortalecido y mantenido también el sentido de cooperación y ayuda entre los paisanos no solo del pueblo sino también de la región. Quizá el mercado de Zoogocho hoy día no tiene tanto esplendor como en aquellos tiempos de la revolución donde era el único que por la geografía de Zoogocho era seguro y podía abastecer a las demás comunidades sin el temor de ser saqueados por el ejército revolucionario o el ejército federal

Imagen 3

Es  muy común que al caminar por las tranquilas y frescas calles de esta mágica población escuchemos mas de una vez el gran “Padiux” que es una forma muy común de saludar sin importar en que momento del día se encuentre, es una forma muy agradable de decir “Hola” o siquiera para dirigirse con respeto a una persona que nos encontramos en el camino, es una forma de saludar que jamás perderá su importancia y es que en las comunidades lejanas a la ciudad el saludar a los demás es algo tan importante y fundamental como el mismo respirar pues en estos lugares el respeto hacia los adultos, los maestros, los sacerdotes y la misma naturaleza es un acto tan importante que se tiene que llevar a cabo y que aún aquellas personas que no llevan una vida tan ordenada como el resto de la comunidad la realizan a pesar de todos los defectos que lleven en su estilo de vida.

Imagen 5

 

13322050_1270160283013023_5674844892888382291_n

MAU LEON RIOS

Oaxaqueño

Estudiante de Idiomas

Colaborador Posada Don Mario